jueves, 1 de noviembre de 2012

Fábula del lápiz y el borrador



Un lapicero escribía
las ideas que tenía
y el borra detrás le andaba
y lo escrito le borraba.
Cuando el lápiz preguntó,
el borra le contestó:
“Tú, que puedes escribir,
debes intentar sufrir”.
“¿Yo, sufrir?, pero ¿por qué?
Solo escribo lo que sé
y lo hago porque quiero”,
le respondió el lapicero.
“Pues eso no es suficiente.
Tú eres inteligente
y necesitas dolor
-le replicó el borrador-;
la buena literatura
se escribe con amargura”.
“Pues mira lo que te digo,
no estoy de acuerdo contigo
y lo voy a demostrar
escribiendo por jugar”.
Y el lapicero escribió
todo lo que imaginó,
pero cuando fue a leerlo
se dio cuenta, sin creerlo,
que lo trazado trataba
de lo enfadado que estaba
con su amigo el borrador.
Y sonrió en su dolor.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno; me gusta tu blog es muy interesante.
Saludos,...

Odal Orto dijo...

Muchas gracias por visitarme. Es un placer compartir este pequeño espacio con vosotros, conocidos y desconocidos.