jueves, 29 de noviembre de 2012

Fábula del lápiz y el sacapuntas


Se le rompió la punta
al lapicero
y al sacapuntas fue
con desconsuelo.
- Se me ha vuelto a romper.
Dijo muy serio.
Respondió el sacapuntas:
- Ahora lo arreglo.
- Cada vez que me afilas
siento que muero.
Gimoteaba el lápiz
muerto de miedo.
Pero el saca trató
de complacerlo:
- Piensa, mejor, que creces
disminuyendo.


No hay comentarios: