martes, 20 de noviembre de 2012

Fábula del libro y el cuaderno


Mientras el niño llenaba
de colores el cuaderno,
el libro miraba serio
cómo pintarrajeaba
colores y formas raras
que al cuaderno divertían.
El libro, que nunca había
ni una página manchado
decidió que aquel muchacho
a él también le pintaría. 

Y aquí se acaba este cuento
-oye bien lo que te escribo-,
del libro que, siendo libro,
quiso también ser cuaderno.


No hay comentarios: