martes, 4 de marzo de 2014

Que sí, que hay un concurso que lleva mi nombre


Como cada año desde hace ya 13 años, me he pasado por todas las clases de Primaria del colegio público Isabel la Católica de Pinto, para animar a los alumnos a participar en el concurso de cuento y poesía que organiza el AMPA y que lleva mi nombre, ya veis. Como cada año, he sido recibido como un tío famoso e importante. Como cada año, les he dado ideas, les he contando cuentos, les he recitado poemas y hemos pasado un breve pero intenso y divertido rato en cada clase. Y como cada año, he escrito un texto para distribuir junto con las bases del concurso, un texto que, como cada año, habla sobre la inspiración y la escritura.
Aquí os lo dejo.     


PARA ESCRIBIR UN BUEN CUENTO

Para escribir un buen cuento
que nos deje sin aliento,

sólo hace falta una cosa,
una cosa quiricosa:

escribirlo. Y se acabó.
¿Te lo crees? ¡Claro que no!

Lo que hace falta es pensar
una historia que contar;

quién es el protagonista,
¿pirata, mago, pianista?;

cuándo y dónde todo pasa,
si hace mucho, si hoy en casa,

y cómo vas a contarlo,
porque al cuento hay que llevarlo

por la senda, esto es muy serio,
de la aventura, el misterio,

la intriga, el juego o la risa,
con calma, atento, sin prisa,

hasta llegar al final
y ver que no queda mal.

Así se escribe un buen cuento.
¿Lo intentas? Te doy mi aliento.



2 comentarios:

José Morán Orti dijo...

Muy chulo. Al final, en vez de "aliento", podías poner "condolencias". No rima, pero desanima y desconcierta.

Odal Orto dijo...

Ese final lo reservo para la versión de adultos.

Me alegra saberte por aquí.