jueves, 5 de febrero de 2015

Animar a leer, animar a escribir (I)


Voy a compartir en varias entregas algunos apuntes sobre lectura y escritura que he recopilado y pensado, y que utilizo a veces en talleres y sesiones de animación y acercamiento a la lectura y la escritura. 
Al final, tras la última entrega, compartiré también una selección bibliográfica.
Empezamos.


Animar a la lectura es:
  • Educar para la lectura. Eso supone enseñar a leer y desarrollar capacidades, habilidades, lectoras. Es un proceso educativo que empieza aprendiendo a interpretar esas manchas negras que salpican la página y culmina con el gran poder de ser capaz de leer cualquier cosa, entender cualquier texto. Tener la habilidad facilita sentir la inclinación a usarla.
  • Pensar en crear afición a la lectura es algo secundario, no sólo por incontrolable e impredecible, sino por la misma razón por la que cubrir una necesidad no tiene por qué despertar pasiones.
  • Animar a leer es, sobre todo, leer.

Motivos para leer:
La lectura proporciona, entre otras muchas cosas:
  1. Inteligencia: pone nombre a ideas y conceptos, les da el cuerpo de la palabra, y es la mayor fuente de nutrición para aumentar el caudal de ideas y conceptos.
  2. Entretenimiento: es una buena herramienta para el juego y para experimentar con las emociones.
  3. Libertad: como fuente de información, contribuye a tener más criterios de valoración y mejores condiciones para la elección.
  4. Bondad: leer nos hace mejores, porque nos permite reflexionar sobre valores y empatía. Por las mismas razones, puede hacernos peores y, entonces, ratificaremos sin lugar a dudas los puntos 1 y 3.



No hay comentarios: