miércoles, 7 de enero de 2009

Objeto

Como cada día llamaré a tu puerta;
me postraré ante ti
con toda mi persona como ofrenda.
Complacida, tú la aceptarás
y dispondrás a tu antojo de ella.
Después, al amparo de la noche,
me dejarás con cuidado en la puerta
y dirás adiós, como cada día.

3 comentarios:

martin dijo...

suena a aquella canción de Serrat en que la chica volvía a las diez a casa de sus padres después de tirarse todo el día en la cama con el novio.... creo recordar

Danilo T. Brown dijo...

o tb puede ser una botella de leche

Odal Orto dijo...

Como la canción de Serrat a lo perverso, como la botella de leche ante una adicta, como un hombre objeto ante la sujeto agente, o como el periódico, la carta, la compra por internet. Todo depende del ojo con que se mire.

Cuanto bueno por estos parajes.